Sostenibilidad / Fabricación: descarbonización, uso eficiente de recursos y seguridad

La búsqueda de la mayor eficiencia tanto medioambiental como económica a lo largo de todo el proceso de fabricación es el objetivo de la bioindustria circular de la celulosa y el papel. Y las claves de esa estrategia industrial se encuentran tanto en la optimización del uso de las materias primas y el agua como en la gestión de los residuos del proceso y la eficiencia energética y la descarbonización.
 
Informatización, automatización y robotización de los procesos, con el foco puesto en los aspectos medioambientales, la calidad y la innovación son factores que definen el trabajo papelero, a cargo de una plantilla cualificada, estable y con bajo índice de rotación. La seguridad y la formación continua son prioritarias en la gestión del capital humano en el sector.
 
En el proceso de descarbonización en que está inmerso el sector papelero en España y en el resto de Europa el mix de combustibles, la cogeneración y la eficiencia energética son la clave para lograr el objetivo de una reducción de las emisiones de CO2 del 80% para 2050.

Actualmente el 33% del combustible utilizado en el sector es biomasa o biogás, frente a un 23% hace una década. Y el resto del combustible empleado es gas natural. El sector papelero produce la mayor parte de la energía que consumen sus fábricas en plantas de cogeneración situadas al lado de las instalaciones fabriles que suman en su conjunto 1.086 MW de potencia instalada.

El empleo en la bioindustria circular de la celulosa y el papel se caracteriza por la estabilidad y la baja rotación. Actualmente el 89% de la plantilla corresponde a empleados con contratos indefinidos y el 11% son empleos temporales. Uno de cada tres empleados (31,4%) lleva más de 20 años en la empresa y tres de cada cinco (61,6%) tienen más de 10 años de antigüedad.
 
SI QUIERES SABER MÁS
 

Infografía fabricación celulosa y papel 
Descargar

Memoria de Sostenibilidad 2018 
Descargar